Tipos de lentillas.

Tipos de lentillas

 

TIPOS DE LENTILLAS.

Derivadas de las primitivas lentillas de vidrio, su mayor inconveniente es que apenas dejan pasar el oxígeno. Para respirar, el ojo debe oxigenarse entre parpadeo y parpadeo mediante el movimiento de la lente. Su rigidez hace de ellas un elemento bastante incómodo, sobre todo al principio.

Frente al resto de tipos de lentes de contacto, la gran ventaja de las rígidas reside en su longevidad, así como en su facilidad de cuidado y limpieza. Pueden llegar a durar entre 2 y 3 años. La vida media de las mismas también suele repercutir en su precio. Son las más caras, pero se suelen rentabilizar por su larga vida que, frente a las demás, ofrece una buena relación duración-precio.
Este tipo de lentes suelen ser la elección de aquellos con poca constancia a la hora de limpiar y cuidar las lentes. Aunque, como norma, no es ese el usuario tipo al que van dirigidas. Son, más bien, una solución para aquellos que tienen alergias o que sufren reacciones adversas frente a los materiales de que se componen el resto de tipo de lentes.
No son un tipo de lente indicada, en cualquier caso, para aquellos que empiecen a usar lentes, no es una buena primera lentilla. Como tampoco es recomendable para los que no las usen habitualmente o las alternen con gafas comunes.

Lentillas blandas

Son las lentillas más comunes y utilizadas. Son permeables y, a su vez, absorben el agua. El ojo es capaz de recibir la oxigenación necesaria. Su comodidad y facilidad de uso no requieren, prácticamente, adaptación. Su forma y sus componentes se adaptan más y mejor al ojo sin resultar incómodas.
El mantenimiento y cuidado de las lentillas blandas es mas complicado, es necesario un mayor número de productos químicos para su desinfección y limpieza. Requieren, además, una precaución extra, ya que, al ser capaces de absorber líquidos, hay que evitar que retengan productos que luego sean perjudiciales para los ojos.
En el caso de las lentillas blandas existen varias características exclusivas de cada marca. Dependiendo de estos factores la vida de este tipo de lentes de contacto suele estar entre los seis meses y un año. Evidentemente, su precio suele ser más accesible. De hecho, de entre las no desechables, son las más baratas.
Es la lente más recomendada para aquellos que tienen que usar lentillas durante largos periodos de tiempo. Son las más adecuadas para los que tienen que pasar muchas horas al día fijando la vista en un monitor, así como para deportistas o personas en constante actividad.
Por otro lado, no deberían usarlas los que trabajen con productos químicos o en lugares donde haya mucho polvo. Debido a su capacidad para absorber líquidos, tampoco son muy recomendables para personas con poca producción de lágrimas.

Lentillas desechables

Tipos de lentillasBásicamente, son lentillas blandas de usar y tirar. Sus características son similares en cuanto a la composición, usabilidad y adaptabilidad. Son casi la misma lentilla. Su diferencia más notable reside en la duración.
Pueden llegar a durar hasta tres meses, pero las más comunes son las de una semana. Lo cual hace que no requieran de demasiados cuidados para su mantenimiento. El precio es, evidentemente, el más bajo, pero, a la larga, pueden suponer un gasto bastante alto debido a la continua necesidad de reposición.

Lentillas mensuales

Un mes con las lentillas puestas
Lentillas que se pueden llevar puestas hasta 30 días y 29 noches de manera ininterrumpida.
Ya se puede dormir con las lentillas puestas gracias a las lentes Biofinity Toric (empresa pionera en lanzarlas al mercado), dirigidas a aquellos que tienen astigmatismo. El Grupo CooperVision ya tiene en el mercado este tipo de lentes de contacto cuyo éxito hay que encontrarlo en que están formadas en un 48% de agua y transmiten hasta ocho veces más oxígeno que las lentes mensuales de hidrogel tradicional.
El secreto del éxito: Aquaform
El compuesto que permite la utilización de lentillas durante largos periodos de tiempo es el aquaform, permite una transmisión más eficiente del oxígeno. Los componentes de agua y la silicona del compuesto trabajan para conseguir que el ojo tenga una humedad similar a la natural. Para ello, deben mantener el contenido de agua por toda la lente.
En España ya hay personas que han utilizado este tipo de lentillas y los resultados según los expertos son bastante buenos, ya que no han presentado ningún inconveniente, ni siquiera por las noches. Además, advierten que si en algún momento se nota el ojo un tanto seco es fácilmente solucionable con lágrima artificial.
Este tipo de lentillas de uso prolongado deben ser supervisadas siempre por un profesional que valore si el ojo del paciente tiene las condiciones apropiadas para este tipo de uso. Es idóneo para personas con jornadas de trabajo maratonianas, con problemas médicos o de movilidad reducida o aquellos que presenten problemas en el manejo de lentes, como los niños o ancianos.

Read More

Como ponerse las lentillas.

Ponerse lentillas

Ponerse las lentillas

Ponerse la lentilla por primera vez puede resultar incomodo. Por lo tanto, conviene conocer cuál es el proceso que debemos seguir para ponernos las lentillas de forma correcta. Y también, por supuesto, saber cómo debemos quitárnoslas para no dañar el ojo ni las propias lentillas. En ambos casos, resulta esencial la higiene, por lo que habrá que lavarse muy bien las manos.

Cómo ponerse las lentillas

Con el dedo índice de la mano del lado del ojo en que nos pongamos la lentilla (la mano izquierda si es el ojo izquierdo y la derecha si es el derecho), sujetamos la parte superior del párpado. Con el dedo corazón de la mano contraria haremos lo propio con el párpado inferior, y con el índice de esa misma mano será con el que pondremos la lentilla en el ojo.

Debemos procurar que la lentilla no toque las pestañas. Aunque al principio parecerá muy antinatural, la lentilla y el dedo tienen que llegar a tocar el propio ojo. Una vez colocada habrá que mirar arriba y abajo y a ambos lados para que la lente se centre.
Si, una vez puestas, notamos que nos pica el ojo, puede ser porque la lentilla esté doblada o, incluso, que tenga algo de suciedad. Si nos resulta muy complicado quitárnosla, podemos echarnos líquido para las lentillas directamente en el ojo.

Video explicativo sobre ponerse las lentillas.



GIF Match Like 695x86

Cómo quitarse las lentillas

Lo primero es abrir el ojo igual que cuando nos las ponemos (índice de una mano arriba y corazón de la otra abajo). A continuación, con los dedos pulgar e índice de la mano del lado contrario al ojo, tendremos que realizar el mencionado pellizco. Con uno de los dedos arrugaremos la lentilla y con el otro haremos de pinza para agarrarla.
Una vez quitadas, es esencial que les pongamos en su líquido. Hay que cuidar las lentillas y mantenerlas limpias.
Cuando nos acostumbramos acaba siendo un movimiento casi mecánico y poco molesto.

Video explicativo sobre quitarse las lentillas.



GIF Match Like 695x86

Read More

Problemas y peligros de las lentillas.

problema lentillas

Peligros de las lentillas. Infecciones oculares.

Los problemas con las lentillas no son muy frecuentes, pero existe peligro de rechazo, una mala adaptación a las lentes de contacto puede ocasionar conjuntivitis, irritaciones leves e incluso pueden causar enfermedades oculares como la queratitis (inflamación de la córnea)

Cualquier cuerpo extraño que se introduce en el organismo, pueden ser rechazadas. El rechazo de la lentilla puede ser causa de una mala fabricación de las lentes, la medida de la lente puede ser superior o inferior y causar problemas de molestias y malestar ocular (un solo milímetro se nota muchísimo). El síntoma más claro de éste tipo de afección es la sensación de raspado.
La sequedad de los ojos es otro de los motivos por los que se puede rechazar la lente. Su simple uso, supone una mayor sequedad del ojo por una razón muy simple, el aire no entra en contacto directamente con él. Este problema se puede subsanar con la utilización de lágrima artificial.
Todas estas son pequeñas contraindicaciones que no contraen peligro para la salud. Sin embargo se están encontrando con un problema bastante más peligroso que cualquiera de los anteriores, la queratitis.

Características de las lentillas que pueden causar queratitis

La calidad de sus lentillas, cuánto oxígeno dejan pasar hacia sus ojos y cuán alto es el porcentaje de agua que contiene la lente son factores que no debe dejar de tener en cuenta. Es importante escoger lentillas fabricadas con polímeros de alta calidad con elevado porcentaje de agua (alrededor del 50%). Las lentes de contacto también deben ser “respirables”: en otras palabras, deben dejar pasar suficiente oxígeno. Consulte en su óptica cuáles son las mejores en estos casos.

Otro punto a considerar es el espesor de la lente. Cuanto más poder correctivo necesite usted, más gruesa será la lentilla. Una lente gruesa presenta mayores riesgos de causar infecciones. Si su vista es muy mala, será mejor que use las lentes del tipo RPG (rígidas) en lugar de las blandas.

En tercer lugar, es muy importante que ajuste correctamente las lentillas a sus ojos. La lente no debe apretar demasiado la superficie del ojo. Debe haber espacio para que puedan circular las lágrimas entre los ojos y las lentillas. Sólo un oculista puede ajustar sus lentes de contacto adecuadamente. Nunca compre lentillas sin prescripción médica, pensando que le quedan bien. Lo más probable es que no sea así, y que causen un daño irreparable a sus ojos.

Otros problemas son la contaminación ambiental, el humo, el polvo o el polen. Las lentillas tienden a adherir a su superficie hasta la más mínima partícula que pueda flotar en el aire. Ésto ocasiona muchas molestias y, a menudo, inflamación de la córnea. Si siente que ha entrado alguna partícula extraña entre sus ojos y las lentes, quíteselas de inmediato y lave las lentillas y sus ojos. Si tiene dudas, contacte a su oculista.

No es recomendable dormir con las lentillas puestas. Los fabricantes de lentes de contacto saben que a sus clientes les encantaría conseguir lentillas que pudieran usar continuamente durante días y días. Están investigando constantemente para obtener ese tipo de producto. Sin embargo, desde el punto de vista de su salud, es mejor prevenir que curar: no duerma con las lentillas puestas.

Los síntomas iniciales de queratitis son:

Visión borrosa (cuando esté usando las lentillas) e incomodidad cuando se expone a la luz. Si nota estos signos, no use las lentillas y vea de inmediato a su doctor.

Las lentillas modernas están diseñadas para minimizar los riesgos, y si están bien ajustadas al ojo, se usan de acuerdo a las prescripciones y se las cuida adecuadamente, son muy seguras. Lo más importante es seguir los consejos y visitar a su oculista inmediatamente si comienza a sentir molestias con sus lentillas.

Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR